La Muerte como Consejera y Aliada

En este artículo veremos el concepto que Don Juan le transmite a Carlos Castaneda sobre la muerte como nuestra enterna compañera, y la visión para considerarla nuestra aliada. Este concepto se hace presente en su tercer libro Viaje a Ixtlán.

Esta es una de las premisas principales del Sistema de Conocimiento de los Chamanes que Don Juan le transmite a Carlos Castaneda y que tiene como objetivo, ahorrar energía para conseguir suficiente energía y poder, como para lograr una de las maniobras principales de este sistema, que es PARAR EL MUNDO.

La muerte es nuestra eterna compañera. Se halla siempre a nuestra izquierda, a la distancia de un brazo tras de nosotros. La muerte es la única consejera sabia con la que cuenta un guerrero. Cada vez que el guerrerx siente que todo anda mal y que está a punto de ser aniquilado, puede volverse a su muerte y preguntarle si ello es cierto. Su muerte le dirá que se equivoca, que en realidad nada importa salvo su toque. Su muerte le dirá: «Todavía no te he tocado.» 

Viaje a Ixtlan – Carlos Castaneda
En el anime “El libro de la Muerte” la misma aparece en una versión amigable, que impele al personaje principal a lo más oscuro de sí mismo, en un abordaje de su poder personal.
Cita expandida

Cómo esquivamos la muerte

En nuestra vida contemporánea, evadimos la muerte delegando a explicaciones acerca de qué sucede luego, o modos de superar el dolor de maneras cada vez más fáciles.

La muerte también es los momentos en que tenemos soportar finales o soltar definitivamente modos de funcionamiento psicológicos, patrones de conducta o etapas de la vida. 

En la era de la digitalización, del archivo web, de lo registrable; el olvido, lo que sólo ocupa un momento, sin que sea visto, nos cuesta.

Incluso, nuestra contemporaneidad exige las puntadas con el hilo del éxito, y la intimidad, pasa a un segundo plano, por no tener el peso de ser visto por los otros.

Perpetuar la imagen personal

Vivimos actualmente para nuestra imagen personal.

Este afán de la permanencia, a veces, no nos permite ser lo suficientemente fluidos, y agradecidos con lo que a cada momento se nos da en la vida o con lo que vamos logrando. 

La muerte, en nuestros accionares cotidianos, no está contemplada de manera que sea suficiente, es decir, no afecta nuestras decisiones de día a día.

Es común creerse inmortal y no pensar en nuestra muerte.

Esto lleva a tener una vida sin perspectiva, sin una visión en grande de qué es lo que queremos.

Hace que nuestro tiempo se encapsule y lo percibamos encerrado de ciertos eventos o lapsos de pensamientos o épocas de nuestra vida, a lo sumo. 

Sólo la idea de la muerte da al humano el desapego suficiente para ser capaz de no abandonarse a nada. Un humano así sabe que su muerte lo está acechando y que no le dará tiempo para aferrarse a nada; así que prueba, sin ansias, todo de todo.

Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Desapegarnos de nuestra historia personal, es decir, de la imagen que tenemos construida sobre nuestras personas, es algo que podemos conseguir, pensando en nuestra muerte, para de ese modo, saber que no tenemos nada que perder, y así probar de todas las oportunidades que se nos ofrecen.

¿Cuántas cosas te perdes por seguir correspondiendo a la imagen que tenés de vos?

Dar todo por sentado

Actuamos dando por sentado, ya sea a nosotros mismos, nuestra salud, nuestra pareja o a los demás, actuamos de manera desprolija, y sin el poder que cada evento y persona o relación se merecen.

Nos sumergimos en cada momentos de nuestra vida como si todo el resto vaya a ser así, y olvidamos todo los otros aspectos que en su determinado momento, llenaron nuestros días y nos dieron lo mejor de ellos.

Esta intensidad amnésica de la vida, no nos ayuda a ver con perspectiva todo el gran dibujo, todo el gran cuadro de lo que ya logramos, y de lo que podemos lograr.

Básicamente, la muerte es, o el agujero del cual intentamos escapar, o el momento que evitamos, el dolor pasajero y apalabrado.

También es lo desconocido, lo que queremos asir, pero no se no es permitido asir, sino mirar, observar o estar bajo el yugo de eso desconocido.

Ese devenir al que nos vemos sometidos, pone a prueba nuestro poder dormido y nuestra fluidez.

PRIMERA CANCIÓN DE GAUCHBOY: MUERTE VEN

Te dejo una canción y un videoclip para que siempre tengas presenta la muerte y te ayude a implementar esta premisa guerrera en tu vida. Soy quiene scribe este artículo e implemento dichas premisas con mi obra, dime que piensas! y seguimos con el artículo.

Conciencia de Muerte

Tener en cuenta en cada decisión, nuestra posibilidad de muerte, es una de las premisas más importantes para suspender, el modo cotidiano de vida, y llegar así a parar el mundo.

La muerte está en todas partes. Acaso esté en los faros de un coche que alumbran tras de nosotros desde lo alto de una colina distante. Pueden permanecer visibles por un rato y entonces desaparecer en la oscuridad como si se los hubiera tragado la tierra, para aparecer sobre otra colina y luego desaparecer de nuevo. Ésas son las luces que lleva la muerte sobre su cabeza. La muerte se las pone por sombrero y se lanza al galope, ganándonos terreno, acercándose más y más. A veces apaga sus luces. Pero la muerte nunca se detiene. 

Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Por eso, la conciencia de muerte nos permite poner en juego nuestro poder. No creernos eternos y no dar por sentado, nos otorga la oportunidad de despertar las posibilidades dormidas dentro nuestro.

Pensar en la propia muerte no es preocuparse por el evento en sí, sino asumir una postura que aumente la calidad de nuestras acciones. Si la muerte sucede, nosotros fuimos lo suficientemente conscientes como para dar, a ese acto, que tranquilamente puede ser el último de nuestras vidas, la calidad que se merece.

Esta conciencia nos lleva a activarnos conscientemente, tratándonos de manera misteriosa, es decir, no dando nada por sentado y agradeciendo a cada paso, y poniendo todo nuestro poder en juego en cada uno de los momentos presentes.

Por eso, lo que nos ayuda a ganar claridad, y ver las cosas en perspectiva de vida, es sopesar nuestros actos, en relación a nuestra muerte.

Un guerrerx piensa en su muerte cuando las cosas pierden claridad. La idea de la muerte es lo único que templa nuestro espíritu. 

Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Como cambiar nuestros estados de conciencia, es un derecho inalienable, buscamos a través de relIgiones, y de drogas, cambiar este estado de conciencia.

Como nuestros estados de conciencia se van fijando y estableciendo, e inclusive inmovilizando, a la medida que crecemos, a veces, vemos la muerte, tanto a nivel físico como a de cambio de estilo de vida, como la opción más viable de cambio: ante lo insoportable de la vida, queremos morir.

Lo cierto, para un vidente, es que todos los seres vivos luchan por morir. Lo que detiene a la muerte es la conciencia.

El Fuego Interno – Carlos Castaneda

La muerte como fuente de Poder Personal

El Poder Personal, es el conjunto de estados de conciencia que tenemos disponibles en nuestra vida. Esta disponibilidad se debe a lo que vivimos en nuestra vida, inclusive, los eventos que no recordamos.

La muerte, por su fuerza y por ser un frente que tenemos ante lo infinito, se convierte en una fuente de poder: por eso todo lo que contraponemos a la muerte, se convierte en poder.

Cada pizca de conocimiento que se convierte en poder tiene a la muerte como fuerza central. La muerte da el toque definitivo; todo lo que la muerte toca, en verdad se vuelve poder.

Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Nuestra última batalla sobre la tierra

Esta premisa va de la mano con el concepto de La Última batalla sobre la Tierra, que es otro de los capítulos de Viaje a Ixtlan. Este consiste en aceptar que cada uno de nuestros actos puede ser el último, y por lo tanto, debemos darle la calidad, y fuerza que se merecen.

Aunque aceptar que no tenemos tiempo, es el comienzo de esto:

“-Sí -dijo con suavidad, tras una larga pausa-. Uno de los dos aquí tiene que cambiar, y aprisa. Uno de nosotros tiene que aprender de nuevo que la muerte es el cazador, y que siempre está a la izquierda. Uno de nosotros tiene que pedir consejo a la muerte y dejar la pinche mezquindad de los hombres que viven sus vidas como si la muerte nunca los fuera a tocar.”

Carlos Castaneda. Viaje a Ixtlán.

Esta conciencia de muerte, es un tabique que tenemos disponibles ante nuestros sentidos más mediocres.

Un guerrerx debe enfocar su atención en el vínculo que lo une con su muerte. Sin remordimiento ni tristeza ni preocupación, debe poner su atención en el hecho de que no tiene tiempo y dejar que sus actos fluyan de acuerdo con ello. Ha de hacer de cada uno de sus actos su última batalla sobre la Tierra. Sólo en tales condiciones tendrán sus actos el poder que les corresponde. De otro modo serán, mientras viva, los actos de un necio.  

Viaje a Ixtlan – Carlos Castaneda

Esto vuelve muy interesante el principal punto de atención que tienen nuestros actos, ya que no se basan en una proyección en el futuro. Nuestros planes no suelen tener la muerte como factor posible, sino que se coloca en un presente muy fuerte, que tiene como calidad principal, la presión de muerte.

Y este vínculo, no es angustiante, sino que es algo que impele a vivir, cambiar nuestros estados de conciencia y avanzar sobre ese conjunto de posibilidades que tenemos disponibles.

Un guerrerx cazador sabe que su muerte lo aguarda, y que ese mismo acto que ahora está realizando puede muy bien ser su última batalla sobre la Tierra. Lo llama batalla porque es una lucha. La mayoría de la gente pasa de acto a acto sin luchar ni pensar. Un guerrerx cazador, por el contrario, evalúa cada acto; y como tiene un conocimiento íntimo de su muerte, procede juiciosamente, como si cada acto fuera su última batalla. Sólo un necio dejaría de notar la ventaja que un guerrerx cazador tiene sobre sus semejantes. Un guerrerx cazador da a su última batalla el respeto que merece. Es natural que su último acto sobre la Tierra sea lo mejor de sí mismo. Así le place. Así le quita el filo a su temor

Viaje a Ixtlan – Carlos Castaneda

El aumento del Poder Personal

El Poder Personal se aumenta en proporción a nuestra habilidad y capacidad de cambiar nuestros estados de conciencia a voluntad. Esto es la libertad perceptiva y capacidad que buscar el chamanismo en sí: navegar en el tiempo.

Si no cambiamos de estados de conciencia, queremos morir. Mover nuestros estados de conciencia, para este intento constante que tenemos por la muerte.

El poder del humano es incalculable; la muerte existe sólo porque la hemos intentado desde el momento en que nacemos. El intento de la muerte puede suspenderse haciendo que el punto de encaje cambie de posiciones. 

El Fuego Interno – Carlos Castaneda

Ya estamos muertos

Y la consciencia de nuestra muerte, nos da el poder y el empuje, para no temer y dar los pasos que nos es posible dar, lo que implica también, una aumento de nuestro poder personal.

Lo peor que podría ocurrirnos es tener que morir, y puesto que ése es ya nuestro destino inalterable, somos libres; quienes lo han perdido todo no tienen ya nada que temer. 

El Fuego Interno – Carlos Castaneda

Cada acción cuenta

El aumento de la perspectiva, que nos da la conciencia de muerte, nos hace ver qué es lo importante y qué no. Esto baja la ansiedad y la perspectiva de control, a la vez que nos garantiza que estamos haciendo lo mejor que podemos.

Cuando un guerrerx toma la decisión de pasar a la acción, debería estar dispuesto a morir. Si está dispuesto a morir, no habrá tropiezos, ni sorpresas desagradables, ni actos innecesarios. Todo encajará suavemente en su sitio porque no espera nada. 

Relatos de Poder – Carlos Castaneda
Pensar que cada una desiciones, nos puede llevar a la muerte. Pero no temer, sino aplicar nuestro poder para sacarle filo a la muerte.

A la vez, así como no pasaríamos de acto en acto sin pensarlo y luchar, tampoco pensaríamos tan fácil en la muerte como opción, y semejante cambio de estado de conciencia, ocurriría con lucha de por medio.

Un guerrerx muere difícilmente. Su muerte debe luchar para llevárselo. Un guerrerx no se entrega a la muerte tan fácilmente.  

Relatos de Poder – Carlos Castaneda

Tener que creer

Una cosa es, tener una creencia y defenderla, creyendo que “es la verdad”. Otra, es ver la desolación que nos da mirar la muerte de lleno, sin creencia de por medio que alivianen el fenómeno. Ante esa desolación, esta filosofía tiene u ofrece, como creencia, “el misterio”. Eso que no se puede explicar, pero que sin embargo está en relación íntima con nosotros, si nosotros procedemos desde nuestro poder interno.

La muerte es el ingrediente indispensable del tener que creer. Sin la conciencia de la muerte, todo es ordinario, trivial. Sólo porque la muerte lo acecha es por lo que un guerrerx tiene que creer que el mundo es un misterio insondable. Tener que creer de este modo es la expresión de la más íntima predilección del guerrerx. 

Relatos de Poder – Carlos Castaneda

Decisiones Guerreras

Esta presión , al igual que toda la filosofía guerrera, nos van apartando del normal curso de las cosas, es decir, de cómo se hacen las cosas comúnmente. Si sopesamos nuestras decisiones con el temple que da la posibilidad de muerte, esas decisiones tienen poder, y se convierten en irrevocables.

Te invito a pensar en las decisiones más importantes de tu vida: qué las motorizo? posiblemente, la superviviencia, el no aguantar más o las ganas de vivir, sean lo que las motivo. Estas son las decisiones importantes que hacen a la diferencia.

En el mundo de la vida cotidiana, nuestra palabra o nuestras decisiones se pueden revocar muy fácilmente. Lo único irrevocable en el mundo cotidiano es la muerte. En el mundo de los chamanes, en cambio, la muerte puede recibir una contraorden, pero no la palabra del chamán. En el mundo de los chamanes las decisiones no pueden cambiarse o revisarse. Una vez que han sido tomadas, valen para siempre.

CURSO LA LLAVE DE LA MUERTE

Si quieres profundizar en esta práctica, morir y renacer de tu pasado, te dejo este curso.

Deja un comentario