El Doble

Hay un mito que estructura el sistema de los chamanes que le transmite Don Juan a Carlos Castaneda, y ese mito es el del doble. Una especie de metáfora, entre lo literal y el mito. Es nuestra energía completa, de percepción completamente libre y sin condicionamientos sociales.

PLAYLIST RECOMENDADA PARA LEER ESTE ARTÍCULO 

¿Qué es el doble?

Según el sistema de los videntes de antiguo México, nosotros nacemos un un doble, es decir, una especie de fotocopia energética, que nace pegada a nuestro cuerpo en el momento del nacimiento.

Este doble se separa de nosotres, debido a la primera bocanada de “aire social”. Comienza su alejamiento, lo que da inicio, al proceso de socialización. 

Moldear el Doble

Esto tiene directamente correspondencia con el “estado de Nahual”  puro que tenemos al nacer, con la capacidad de percepción, sin el proceso de interpretación, que es la sociabilización, que aprendemos desde niñxs.

El doble llega a alejarse “kilómetros”, según Don Juan, pero también “está dentro nuestro”.

Para los videntes, a nivel energético nos vemos como una bola de energía amorfa, que podemos ir amoldando. Es acá cuando comienza una serie de historias o metáforas acerca de nuestra relación con esta energía. Por un lado, se dice que nosotros somos el “sueño de nuestro doble”. 

Tips para contactar al doble

Por lo que hay una especie de “construcción” de nuestro doble. Dejo algunos pasos rápidos en donde podemos prestar atención para contactarlx:

  • Prestar mucha atención a todas las actividades o cosas que nos apasionan y gustan. lo que nos excita. Eso nos da una pista de la constitución energética y nuestro vínculo con el doble.  
  • Tratar, ensoñar, imaginar una charla con nuestro doble. Esto nos puede ayudar a tener información acerca de esa “energía perdida” o “alejada”. 
  • ¿Qué haría mi doble? esta pregunta me la hago siempre que estoy en una situación donde no me gusta mi respuesta o me veo estancado. Dejate sorprender por la respuesta, guarda un silencio esperando que llegue. 
  • Prácticas físicas, y claro, Pases Energéticos 😉 te recomiendo la serie Forjar el Doble
  • Recapitular

František Hudeček (1909 – 1990) / Night Walker 1945

Hidden Content

Ensoñar el Doble

Ensoñar es el arte de mover nuestra percepción a voluntad. A una percepción diseñada por nosotros a cada momento con nuestro “intento” o intenciones y energía.

Lo hacemos todo el tiempo, de manera negativa cuando decimos: “uy me quiero morir” “soy un inútil” “no puedo” etc. y positivamente cuando enfocamos nuestro intento en que las cosas salgan de buena manera y abrimos camino a lo mejor para nosotres y los nuestros. 

También es aprender a controlar los sueños, los llamados también “sueños lúcidos”. Porque al momento de ensoñar, lo que estamos haciendo al tratar de mantener, diseñar y manejar ese estado de conciencia de sueño. 

En la película INCEPTION interpretada por Leonardo Di Caprio se aborda al Ensueño como parte central de una trama.

El reto está en mantener esa conciencia de sueño sin despertarse, es decir, sin despertar la cadena de interpretaciones de nuestro estado de conciencia diario. 

Ahora, lo que estamos haciendo al “ensoñar” es ver  y aprender a “manejar” nuestro cuerpo del doble. Es decir, comenzamos a percibir a través de esa energía sin forma, que es nuestro doble y que vaya a saber uno, dónde se encuentra. 

Ese comenzar a despertar el doble a través de un mejoramiento de nuestra conciencia de ensueño, es el inicio de un progresivo acercamiento a nuestro doble. 

El logro máximo de unx chamán, historias que están expuestas en “Relatos del Poder”, es despertar en el cuerpo del doble.  

Es esto, parte de lo que en la antología de Castaneda, llaman la Filosofía del Guerrero. 

Algunos consejos para ensoñar:

  • Con el ensueño puedes diseñar desde tu próximo estilo de vida, tu viaje al caribe hasta el manejo de tus sueños al dormir. Y lo más poderoso es tu sentido de afirmación, por lo que comienza pensando, diciendo y sintiendo lo que ES CIERTO!: YA SABES ENSOÑAR! afirma que ya eres une gran ensoñadorx. 
  • Comienza a mezclar tu día a día, tu vigiliar, con tu dormir. Comienza a dudar constantemente: ¿esto es un sueño? así entrenas a tu cerebro a que se pregunte lo mismo cuando esté durmiendo. 
  • Sueña despiertx: acumula imagenes, miralas, mantén tu INTENTO o intención enfocada en crear tus nuevos proyectos y mundos. 
  • Haz actos de profundo amor desinteresado, donde te olvides de vos. 
  • Realizar las series de Pases Energéticos “Las Compuertas del Ensueño“. 

Si quieres saber más sobre el ensueño te dejo el siguiente artículo:

Ensueño

Filosofía Guerrera

La misma, son un conjunto de premisas, que al aplicarlas y vivir desde ellas, uno obtiene la presión necesaria para salir de las “ruedas del tiempo” que atrapan nuestra percepción.

No enclaustrarse en modos rutinarios de vivir el tiempo, y así no estancarse en lo que denominan Ruedas del Tiempo, es decir, modos de vivir el tiempo, compuesto por “axiomas automáticos” es decir, verdades que no ponemos en duda.

Sistemas de pensamiento en la que nos quedamos enclaustrados y podemos llegar a perder nuestra vida, en modos de comportamiento que no queremos en realidad, y que nos aplanan a un determinado modo repetitivo de conciencia. 

La filosofía del guerrero expone que hay presión de muerte en cada una de nuestras desiciones. Nos impulsa a entrar en silencio interno y nos proporciona la oportunidad de cambiar nuestros estados de conciencia. 

Es el ejercicio del acecho, que es un arte como la cacería, donde la presa se acecha y se caza, salvo que en este caso, nos cazamos a nosotros mismos. 

El Doble físico

Según este sistema, cuando nosotros acercamos mucho nuestro doble “ganamos poder” y tenemos la posibilidad de tener un “doble” de nosotros mismos. 

Repito que acá todo es más o menos literal, es decir, un doble “físico”. Es muy claro, un momento en que Don Juan le da a entender a Castaneda, que fueron muy pocas las ocasiones en que Carlos Castaneda estuvo con el “verdadero Don Juan”.

Generalmente, estaba con el “doble” de Don Juan, que se ve igual al físico. Pero si los vemos con nuestra innata capacidad de ver energía, lo veríamos como una esfera de luz mucho más brillante.

https://youtu.be/6lsk0kCeC70

En la serie Sabrina, de Netflix, una joven bruja tiene su doble y baila con ella. 

Poner en duda nuestro sistema cognitivo

Cuando nos acercamos al doble, se hace una “elongación” de nuestra interpretación de mundo, lo que nos brinda la posibilidad de romper o parar el relato normal sobre le cuál basamos nuestra vida. 

Y de esa forma logramos poner en duda nuestro sistema perceptivo, a punto tal, (y acá yace la audacia de cada uno de nosotros como posibles guerreros) de poner en duda a nuestro cuerpo como algo físico, y a la común correlatividad de espacios y la visión del tiempo como lineal.

El despertar de nuestra conciencia de ensueño, a través del “acecho” de nuestros patrones interpretativos de pensamiento. 

Con esto se apunta a “parar el mundo”, con nuestro “silencio interno”.  

Lo que hacemos es dosificar nuestro tonal;  que es el modo en que interpretamos y mantenemos viva nuestra realidad.

Parar el mundo

Al parar nuestro diálogo interno, comenzamos un modo perceptivo que ya no corresponde a la linealidad del tiempo, ni de pensamiento, ni nuestro relato de mundo.  

Es decir, afirmamos constantemente en nuestro cerebro: el mundo es material, y el tiempo avanza. Cuando practicamos silencio interno, y rompemos nuestro límite de silencio interno, esto se puede hackear. Y lentamente vamos a nuestro sentido de parar el mundo. 

Esta práctica constante de silencio interno nos lleva a una de las proezas del sistema de los chamanes, que es “Parar el mundo”.

No es más ya un pensamiento basado en la historia personal de cada uno, sino que comienza a ser un modo de vida del mundo basado en nuestras intuiciones, y dando oportunidad a saltos perceptivos.

Atravesamos otros modos de vivir el tiempo y de percibir los espacios, logrando así correr las fronteras perceptivas; “derecho inalienable” de cualquier ser vivo, y al cuál constantemente tratamos dirigirnos con experiencias nuevas.

Según los chamanes, se nota cuando una persona está cerca de su doble porque tiene un brillo particular en los ojos, su ropa, hay un modo fácil y con gracia de moverse, y sus actos están embestido de poder, no de poder institucional necesariamente, sino de “poder personal”.

El “poder personal” es una categoría de utilizada por el sistema del los chamanes, y que se basa en nuestra capacidad nata. Nuestros talentos dormidos, y todo el poder que podemos ganar al abrir otras capacidades perceptivas para con el mundo. Es un talante enlazado a nuestro doble y al camino con corazón. 

El camino con corazón

Nuestro camino en el mundo, ¿está relacionado con nuestra capacidad de corazón de sentir  y de percibir el mundo? Hay una cita que Castaneda resume en su último libro, que se llama “La Rueda de Tiempo” donde habla de esta parte del primer libro, “Las enseñanzas de Don Juan” donde dice:

“Cualquier cosa es un camino entre un millón de caminos. Por tanto, un guerrero siempre debe tener presente que un camino es sólo un camino; si siente que no debería seguirlo, no debe permanecer en él bajo ninguna circunstancia. Su desición de mantenerse en ese camino o de abandonarlo debe estar libre de miedo o ambición. Debe observar cada camino de cerca y de manera deliberada. Y hay una pregunta que un guerrero tiene que hacerse, obligatoriamente: ¿Tiene corazón este camino?

Todos los caminos son lo mismo: no llevana  ninguna parte. Sin embargo, un camino sin corazón nunca es agradable. En cambio, un camino con corazón resulta sencillo: a un guerrero no le cuesta tomarle gusto; el viaje se hace gozoso; mientras un hombre lo sigue, es uno con él.” La Rueda del Tiempo, Carlos Castaneda.

Que el camino tenga corazón es decir que tenga pasión, que esté embebido del fuego que nos sale naturalmente y que nos hace felices.

Es fuego, esta totalidad, este sentido de miedo pero que no paraliza sino que nos lleva a explorar todas nuestras posibilidades perceptivas, es lo que nos lleva a un contacto directo con nuestro doble. 

Entrevista a Carlos Castaneda sobre el Doble

Advertencia: esta entrevista la encontré en internet, no está explícito quién es el entrevistador en dicha fuente, sin embargo, decidí ponerla porque el contenido es de alto impacto y tiene buena información. Decidí colocar a “E” como entrevistador y “CC” como Carlos Castaneda.

En nuestra esfera de percepción hay una fuerza aparte de lo que llamamos ‘uno mismo’ que es detectable a través del ensueño. Esa fuerza puede llegar a hacerse autoconsciente, absorbiendo los principios de nuestra personalidad y comportándose con independencia.

CC: “La sensación que nos produce el tratar con ella es incalificable, porque se trata de un ser no orgánico.”

E: “No orgánico?”
CC: “¡Por supuesto! Llamamos “orgánica” a la atención cotidiana porque se apoya en un cuerpo compuesto de órganos, ¿no es asi?”
E: Asentí.
CC: “¿Cómo llamarías entonces al cuerpo con que percibes y actúas cuando sueñas?.”
E: “Diría que es una apariencia” -le respondí con cautela.
CC: “¡De acuerdo! Es un ser inorgánico; tiene apariencia, pero no tiene masa. Para tí es sólo una proyección mental. Sin embargo, desde el punto de vista de ese ser, es nuestro lado físico el que vive en un mundo imaginario. Si tuvieras la energía y la concentración necesarias para cobrar conciencia de tu otro yo y le preguntaras a ese ser qué piensa de tu mundo diario, él te respondería que le parece bastante irreal, casi un mito. Y ¿sabes que?, ¡estaría en lo cierto!.”
E: “Nuestro ser soñado tiene muchas aplicaciones. Puede trasladarse en tiempo cero al sitio que tú quieras y averiguar cosas. Incluso puede materializarse, creando un doble visual, algo que otras personas pueden ver, ya sea que estén dormidas o despiertas. Sin embargo, sigue siendo una mera apariencia, no tiene funciones corporales. Un ser humano lo ve como persona, pero un animal lo vería de otra forma.
E: Le interrumpí: “¿Cómo sabes todo eso?”
CC: “¡Es tan sencillo! Lo constato permanentemente, porque mi doble de ensueños recibe toda mi atención. Cuando quiero saber algo de él o de el mundo donde se mueve, le pregunto y él me dice. Tú también puedes hacerlo, no es tan difícil. Puedes contactar con tu energía esta misma noche, en cuanto te duermas.”
E: ¿Cómo?
CC: “Hay muchas maneras. Por ejemplo, busca un espejo en tus sueños, asómate a él y mírate a los ojos; ¡verás qué sorpresa te llevas!.”

Yo había leído algo sobre el doble en sus libros, pero mis prejuicios me impedían acercarme a ese asunto con la mente abierta, y en mi interior había una gran confusión entre conceptos como el “huevo luminoso” o campo magnético que rodea a los seres vivos, el “cuerpo de energía” y el “doble de ensueños”. Le pregunté si se trataban de la misma cosa o si había alguna diferencia entre ellos. Mi pregunta le sorprendió.
CC: “Pero, ¿es que no has entendido nada? Estamos hablando de la conciencia, no de objetos físicos. Esas entidades, aun la unidad perceptiva que llamamos “cuerpo físico”, son descripciones de la misma cosa, porque no hay dos tú, ¡eres tú! No ‘tienes’ un cuerpo energético, ¡eres energía, eres un punto de encaje que ensambla emanaciones, y sólo uno! Tú puedes tener diversos sueños y aparecer en cada uno con una apariencia diferente, ya sea humana, animal o inorgánica, o incluso puedes soñar que eres varias personas a la vez, ¡pero no puedes fragmentar tu darte cuenta!.”

Me dijo que el confundir la descripción de nuestros vehículos de conciencia con el sentido de ser es algo común a todos en el mundo, particularmente a quienes tienen un diálogo interno robusto e intelectual.

CC: En una ocasión fui a ver un maestro oriental y nuestra conversación recayó en el ensueño. El hombre se decía un experto, me presumió: ‘¡Yo tengo siete cuerpos de ensueño!’ Abrumado con esa revelación, no supe ni qué responderle. Le confesé: ‘Don Juan sólo me enseñó uno’.”

Al decir esto, Carlos bajó la cabeza y la metió entre sus hombros, como si estuviese muy apenado, pero escondiendo una cínica risita. Le pregunté:

E: “Entonces, cuando hablas del doble de ensueños y del cuerpo de energía, ¿te refieres a la misma cosa?.”
CC: “Prácticamente. El primero puedes alcanzarlo a través del ensoñar y el segundo mediante el acecho. O dicho de otro modo, el cuerpo energético es el doble de ensueños con control voluntario por parte del ensoñador; pero ambos son una y la misma cosa. La diferencia es la forma de acceder a ello.”

“Los antiguos brujos amoldaron su cuerpo de ensueños a fuerza de voluntad e intentaron reproducir el cuerpo físico hasta en sus menores detalles. De ahí viene la tradición de llamarle ‘doble’. La idea tiene un sentido práctico, ya que estamos tan acostumbrados a vernos de cierta forma y sólo así que, al principio, es muy cómodo para el ensoñador considerarse a sí mismo en términos físicos. Pero los nuevos videntes dicen que llevar ese intento a sus últimas consecuencias es un desgaste inútil, porque nos fuerza a dedicar grandes cantidades de atención a detalles que nunca tendrán un uso práctico. Ellos han aprendido a verse como lo que realmente somos, burbujas de luz.”


Le pregunté si, en el nagualismo clásico de los prehispánicos, la facultad de los brujos de convertirse en animales consistía en que intentaban verse con cuerpo de animales.
CC: Me miró como diciendo: “¡Elemental!”
“El ensueño es la utilización deliberada del cuerpo energético. La energía es plástica, y si le aplicas una presión constante, termina adoptando la forma que quieras, desde un ser libre hasta una bestia.
“Por supuesto, para lograr algo tan especializado como convertirse en un animal no hay que intentarlo en forma improvisada, existen procedimientos. El doble se maneja a través de la fijación del punto de encaje en nuevas posiciones. Tal fijeza tiene la naturaleza de la obsesión y debe ser evocada con métodos de brujos. Por ejemplo, si tu anhelo es ser un halcón y lo intentas con inflexibilidad, ¡llegarás a serlo! Cada cual logra lo que busca. Ese es el truco del nagual, manejar sus obsesiones.”
“Sin embargo, debes saber que las personas que se enfocan en objetivos que no son exclusivamente de libertad y sobriedad se quedan estancadas, lo cual puede llevarles a la locura o a la más crasa cotidianidad. En verdad, eso es lo que hacemos todos nosotros, elegimos ser humanos, ¡y lo somos! La obsesión mal canalizada es la esclavitud.”
“El problema de muchos naguales del México actual es que se han olvidado de las posibilidades abstractas. Hay brujos que prefieren transformarse en guajolotes y de ahí no salen. Es más, muchos no tienen ni idea de que pueden hacer algo más con su energía que procurarse sensaciones fuertes y asustar a los demás.”
E: “Tal decadencia de la enseñanza es lo que ha movido a los videntes del linaje de don Juan a intentar la libertad del modo más impersonal posible, abandonando todas las posiciones caprichosas del punto de encaje que heredaron de sus ancestros. El propósito de la libertad es absolutamente limpio y desplaza a todos los demás. Al intentarlo, los nuevos videntes han restaurado la pureza del nagualismo.”

Le pregunté qué sentido tenía el enorme esfuerzo que indudablemente significa prepararse un doble en el ámbito del sueño.
Me respondió:

CC: “Para la mayoría de los brujos ese esfuerzo es la otra opción, la puerta a otro reino de conciencia, un darse cuenta que les permitirá intentar en su momento el paso definitivo a la tercera atención. Al proporcionar autonomía y propósito a su doble, están preparándose a permanecer conscientes después de la muerte. Cuando ese cuerpo está completo y llega el momento, la conciencia abandona definitivamente la cáscara humana, el cuerpo físico se marchita y muere, pero el sentido de ser continúa.”

Deja un comentario