fbpx

VER ENERGÍA

En este artículo encontrarás uno de los conceptos más importantes, que Don Juan, le transmite a Carlos Castaneda. Ver energía un “hecho energético” fuera del lenguaje, que es poder percibir  como fluye en el universo, sin ser interpretada por un marco cognitivo, a través del cuerpo.

Si te interesan las disciplinas espirituales, muchas veces habrás escuchado o experimentado situaciones en que ves el aura, colores alrededor de las personas, o simplemente sabes cosas al ver o pensar en alguien, de un modo muy espontáneo y perceptivo. Esto es porque todos vemos energía, pero aprendemos a traducir, interpretar o inclusive suprimir lo que vemos.

Ver es un conocimiento corporal. La preponderancia del sentido visual en nosotros influye en este conocimiento corporal y hace que parezca estar relacionado con los ojos. 

Don Juan en El Don del Águila – Carlos Castaneda

Un sistema cognitivo diferente

Según lo que Don Juan le transmitió a Castaneda, ver la energía tal como fluye en el universo es el primer gran paso para obtener una visión más “libre y global de un sistema cognitivo diferente”. 

Para que Castaneda llegue a este punto, durante los libros que escribió, cuenta cómo Don Juan todo el tiempo arremete directamente contra su cuerpo, enseñándole cosas extraordinarias, y empujando su estado de consciencia a bordes insospechados.

Cuando don Juan percibió que había vencido la peor de mis resistencias, me inculcó su perspectiva tan extensa y profundamente como pudo, y yo tuve que admitir sin reservas que en el mundo de los chamanes los practicantes de chamanismo juzgaban el mundo desde puntos de vista que son indescriptibles mediante nuestros recursos conceptuales. Por ejemplo, percibían la energía tal como fluye libremente en el universo, libre de las ataduras de la socialización y de la sintaxis, como pura energía vibratoria. A este acto lo llamaban ver. 

Introducción – La Rueda del Tiempo de Carlos Castaneda

Percibir desde el cuerpo

Ver significa percibir desde el cuerpo, al ser humano, como una esfera luminosa o bola de energía, con una característica común a todos los humanos, que es, una bola brillante que se destaca en la parte de atrás de la esfera, llamada punto de encaje. 

Según los videntes, el punto de encaje es donde la percepción se ensambla y se encaja. Nuestra cognición se produciría a través de este punto brillante y su posición es educada socialmente.

Como aprendimos a percibir, y nos repetimos constantemente cómo es la realidad, a través de nuestro diálogo interno, es por esto que no podemos ver energia  de manera directa.

Vale decir, que todos percibimos energía directamente: al llegar alguien a tu casa, al percibir si algo anda “raro” o no, al caerte “muy bien” alguien a primera vista, o al “darte una sensación extraña” determinada situación. Al entrar a una casa o lugar, y darte “escalofríos” o sentirte con “incomodidad”, o sentirte “muy bien”.

Intuimos todo el tiempo nuestro ambiente energético, sólo que nuestra percepción hace un proceso de desnate es decir, de separar lo que es perceptible y traducible al lenguaje, y eliminar aquello que no está nombrado o simplemente no consideramos.

Ver despersonaliza

Cuando un guerrero aprende a ver, ve que un humano, ya sea mendigo o rey, es un huevo luminoso, y no hay manera de cambiar nada; o mejor dicho, ¿qué podría cambiarse en ese huevo luminoso? ¿Qué?

Don Juan en Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Ver energía, en términos de flujos de relación física, anula los términos por los cuales entendemos el mundo. Es decir, cambian los parámetros de percepción y se transforma en uno de las bases para parar el mundo.

A través de la práctica logramos trastocar nuestra percepción corriente del tiempo, sin perder la capacidad de poder volver al modo de percepción social compartido (incluso tener acceso a muchos más campos perceptivos).

El humano corriente es o un ganador o un perdedor y, dependiendo de ello, se convierte en perseguidor o en víctima. Estas dos condiciones prevalecen mientras uno no ve. Ver disipa la ilusión de la victoria, la derrota o el sufrimiento. 

Don Juan en Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Ver, se logra luego de parar el mundo. Y esto se hace ahorrando energía.

Percibir sin la ayuda de la mente

Para los videntes, esto es un “hecho energético”, al que llegaban a través del “ver” y que era algo que no podía traducirse a un sistema cognitivo, ni “desvirtuar con explicaciones”. Ya que para llegar a ver es necesario parar el mundo y el diálogo interno a través del silencio interno

Esto significa parar el modo en que interpretamos el mundo, incluyendo la percepción de que el mundo es físico y material. Esto les permitía llegar a conclusiones definitivas e irreductibles. Significa percibir físicamente, en el sentido en que es eso que veían era percepción sin un hecho interpretativo de por medio.

Todos podemos ver y, sin embargo, elegimos no recordar lo que vemos. 

El Segundo Anillo de Poder – Carlos Castaneda

Para los chamanes, otro “hecho energético” que se deriva de esto, es que nosotros vemos según nuestro sistema cognitivo. Es decir, percibimos producto de nuestra formación. Y esto es considerado para los chamanes otro “hecho energético”.

Una meta más allá de los parámetros humanos

Un guerrero nunca se preocupa de su miedo. En vez de eso, ¡piensa en las maravillas de ver el flujo de la energía! El resto son adornos, adornos sin importancia. 

Don Juan en Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Así como podemos hablar con nuestra muerte, como consejera, podemos utilizar el sentir lo maravilloso de ver el flujo de energía directamente. Esto puede ser utilizado como un enganche para salir de nuestros parámetros humanos.

De algún modo, otro concepto muy importante del sistema de los chamanes, es perder la forma humana. Esto es enderezar las fibras luminosas de nuestra esfera, que fueron torcidas y machucadas por nuestros condicionamientos sociales. 

¿Un software perfecto?

Don Juan había guiado lenta y metódicamente mi conciencia para que se enfocara en una elaboración que llamaba el camino del guerrero o la senda del guerrero. Me explicó que el camino del guerrero era un armazón de ideas establecido por los chamanes del México antiguo. Tal construcción derivaba de la capacidad que tenían aquellos chamanes de ver la energía tal como fluye libremente en el universo. Por esa razón, el camino del guerrero era un soberbio conglomerado de hechos energéticos, de verdades irreductibles determinadas exclusivamente por la dirección del flujo de energía del universo. Don Juan afirmaba categóricamente que no había nada en esa estructura que pudiera objetarse, nada que pudiera ser cambiado. Era una estructura perfecta en sí misma y por sí misma, y cualquiera que seguía ese camino se veía acorralado por hechos energéticos que no admitían discusión ni especulaciones acerca de su función o valía. 

Comentario de Viaje a Ixtlán – La Rueda del Tiempo

Los software son códigos, basados en 1 y 0, que programan toda la tecnología que usamos en nuestras computadoras, satélites, celulares y demás inteligencias electrónicas. 

Estos programas se asemejan mucho a cómo se configura nuestra percepción, ya que, en vez de que la configure un programador, lo hacemos a través de nuestras experiencias de vida, nuestra historia personal, y nuestro diálogo interno: nos llenamos de verdades que no ponemos en duda, que son las configuraciones de nuestra percepción, o lo que los chamanes llaman, nuestras Ruedas del Tiempo.

Nos enmarcamos en hechos energéticos  es decir, que no están atados a una creencia nuestra. Podemos acceder a ellos físicamente, de distintos modos, de manera fluida, y constantemente. 

Es decir, esto que se menciona acá, deja de ser una idea al momento de vivirlo con el cuerpo. Y en realidad, es nombrar algo que vivimos todo el tiempo, aumentarlo, darle lugar en nuestra percepción cotidiana para darle una utilidad y fin, con el objetivo de ganar poder personal y parar el mundo.

Deja un comentario