fbpx

EL PODER DEL ÚTERO



Para el Sistema de Conocimiento de chamanes de antiguo México del grupo de brujas: Taisha Abelar, Florinda Donner Grau, Carol Tiggs que acompañaban a Carlos Castaneda, la mujer, o les útero portantes, son chamanes o brujes naturales, por el mero hecho de tener útero, sea este biológico (más allá de que se encuentre físicamente o no) o creado a voluntad.

El Útero funciona como una antena de poder, que recibe energía directa del universo. El útero puede ser dado de manera biológica, o uno construido a través del INTENTO propio.

Ser chamán es ser útero portante

Estaba en un seminario del Programa de Salud del que soy instructor, Being Energy.

En ese momento, le pregunté a uno de sus fundadores, Miles Reid ¿qué visión hay acerca de la lucha de género en los chamanes? y le acompañé la pregunta con una breve introducción de los procesos de luchas que se estaban dando.

Me dijo no conocer de fondo esas posturas políticas, pero sí recordaba algo que dijo Carlos Castaneda, autor de los libros que fundamentan, a través de su experiencia vivencial y física, el sistema de los chamanes de los cuales hablo.

El había dicho, que un “hombre”, para ser chamán, debía convertirse en mujer y crear un útero energético.

Convertirse en chamán es un proceso tal que implica la receptividad física y energética, la sensibilidad, para recibir energía del universo sin interpretarla, dominarla, cortarla (en explicaciones y palabras) y sobre todo, soportar el misterio de no saber para llevar la posibilidad de gestar algo nuevo que está sucediendo.

En este artículo les comento, sobre el papel del útero, sobre el forjar un útero energético y la relación que esto tiene con el universo, y sobre cómo los hombres y el sistema patriarcal extraen energía de las mujeres (algo obvio) pero no es tan obvia la perspectiva de los brujos de la camada de Castaneda al respecto. Veremos en especial el libro Donde cruzan los Brujos, de Taisha Abelar.

La visión chamán sobre el poder del útero

Para este sistema, las mujeres o útero portantes perciben y reciben energía directamente del universo, a través de un “tajo” que se abre en su esfera luminosa, como una ventana, cada vez que tienen el período. En ese momento, pueden ver el infinito, y el infinito la llena de energía renovada e información, pero sin apalabrar.

La energía de les útero-portantes es como un triángulo invertido.

Recibe energía del universo, VEN energía directamente a través del cuerpo, sin necesidad de procesarla con el lenguaje. Y cabe decir, que ver, no es necesariamente saber con los ojos, sino que es una sensación física, una certeza a través de las cosas, del tiempo, un saber inmediato.

Para las brujas, ciertos personajes que aparecen en la saga de este linaje brujo, les útero portantes y mujeres, pueden saber cosas inmediatamente. Lo saben todo de una, sólo que depende de cuán condicionada esten socialmente por el mandato masculino, heredado de los hombres o las mujeres de su familia, a la hora de hacer caso a sus intuiciones o ignorarlas.

Todo el sistema de los chamanes funciona bajo la premisa de poder percibir energía sin interpretarla, algo que sólo puede ocurrir fuera del espectro del lenguaje, y que por eso es considerado un hecho energético básico, y de algún modo irrefutable: porque no ronda en el campo de los argumentos, sino más en el campo de las sensaciones físicas y certezas del espíritu, si hubiera que traducirlo de algún modo.

Esto es que los chamanes de la antigüedad descubrieron: podían ver energía directamente, sin interpretarla bajo reglas consensuales impuestas por el lenguaje (por ejemplo, la premisa de que el mundo es material). Esto revolucionó ese mundo.

Cabe mencionar que toda esta “investigación milenaria” por parte de originarios de la zona de México y alrededores, para este linaje, comenzó hace más de 10.000 años antes de la conquista, cuando probaban plantas que los llevaban a otros estados de conciencia, y comenzaron a preguntarse acerca de esos estados.

Es así como los chamanes distinguen dos “modos” bajo las cuales el ser humano obtiene poder: la primera con forma de cono o triángulo hacia arriba, como un falo, y la segunda hacia abajo como un útero. Más allá de la obviedad de la idea, tienen una función, especialmente con respecto al lenguaje.

El lenguaje no es madre, es padre

El lenguaje configura el mundo, la forma en que percibimos, nuestra historia personal, y en el día a día, nuestro diálogo interno, configurando y enmarcando el modo en que percibimos, y a la larga, automatizando nuestros comportamientos, hasta sumirnos en un modo de vivir el tiempo, o como le llaman ellos, una Rueda del Tiempo,  en la que nos podemos pasar toda la vida, hasta la muerte. Ser chamán es navegar en diferentes Ruedas del Tiempo.

La energía masculina funciona hablando y apalabrando cada una de sus acciones o conceptos, que conformarán en un futuro su campo de poder físico.

Es decir, a modo práctico, quien es testículo portante le viene bien hablar y decir en voz alta lo que está haciendo o lo que quiere.

Decírselo al INTENTO, interpretando como tal, a la energía del universo que los chamanes le llaman intento.

Pensemos esto: todo lo que empieza y termina definidamente, es un falo, un pene.

Y como tal, pertenece a esta energía que podemos categorizar como masculina.

Las leyes, las taxonomías y nomenclaturas, las selecciones, los edificios, básicamente todos los componentes de la civilización, los límites de las fronteras, las pistolas, la muerte dada por la civilis, inclusive el modo en que llamamos nuestra vida, en términos de nacimiento y de muerte.

Es por esto que el lenguaje es masculino: se compone básicamente de nomenclaturas, pequeños falos, que comienzan y terminan, definen, señalan, estructuran, norman, dividen, categorizan, cuantifican, califican, etc. El mundo está construido de manera masculina, es un mundo de hombres.

Pero algo distinto sucede con las mujeres o utero-portantes, o todo aquel que haya construido un útero energético por intento propio (he aquí el concepto de que el hombre puede auto-construir un útero, para convertirse en chamán. Es decir hacerse mujer para entrar en contacto directo con el universo más allá del lenguaje).

Para el Sistema de los chamanes, la mujer recibe directamente energía del universo, hacia el útero. Es decir, la energía o el campo energético que el hombre alcanza conceptualmente y luego a través de la acción, la mujer lo recibe directamente en su útero, sin ser conceptualizado, ni apalabrado. Percibe directamente energía, sin interpretación. Sabe físicamente si le mienten, si algo está por pasar, sueñan, sienten en su entorno todo. Pero la percepción y el procesamiento de esta información, si se dan tiempo o no para digerirlo e instrumentarlo, depende de cuánto caso se hagan a sí mismas. Y esa atención o “caso”, depende de si es patriarcal esa mujer o no, de cuánto se castiga a sí misma bajo parámetros de despotenciamiento promovidos desde el un esquema patriarcal. Y el proceso, es la inversa que la energía masculina, debe tomarse un tiempo basto para recibir la energía del universo, que se abre espacio en ella a través del período, con un gran tajo que se abre en su esfera luminosa a través de la cual ve el universo directamente y este le “habla”.

Aquí una cita de El Segundo Anillo de Poder de Carlos Castaneda, en un diálogo con una de las brujas que se llamaba “La Gorda”. En este pasaje le cuenta a Castaneda cómo fue educada por Don Juan  (El Nahual), brujo que también enseñó a Castaneda, en carne propia, este sistema.

El Nagual nos dijo, a mí y a las hermanitas, que durante el período menstrual el soñar se convierte en poder. Hay algo en ello que me desequilibra. Me vuelvo más osada. Y, tal como el Nagual nos enseñara, se abre una grieta ante nosotras en esos días. Tú no eres mujer, así que esto no debe tener mucho sentido para ti, pero dos días antes de la regla una mujer puede abrir esa grieta y pasar por ella a otro mundo.

Extendió el brazo izquierdo y siguió con la mano el contorno de una línea invisible que, al parecer, corría verticalmente ante ella.

-Durante ese tiempo una mujer, si lo desea, puede alejarse de las imágenes del mundo -continuó la Gorda-. Esa es la grieta entre los mundos y, como decía el Nagual, está precisamente enfrente e todas nosotras. La razón por la cual el Nagual juraba que las mujeres son mejores brujas que los hombres es que siempre tienen la grieta delante, en tanto que un hombre debe hacerla. Te diré que soñando durante mis menstruaciones aprendí a volar con las líneas del mundo. Aprendí a echar chispas con el cuerpo para atraer las líneas, y luego aprendí a asirme a ellas. Y eso es todo lo que he aprendido hasta ahora en el soñar.

El segundo anillo del poder – Carlos Castaneda

“Alejarse de las imágenes del mundo” es alejarse de todo el lenguaje tipificado que más arriba mencionamos como fálico o masculino. Es que todo lo que resta al lenguaje, la vida experiencial, el cuerpo, las experiencias físicas, son marcadamente femeninas para los chamanes. El estado de sueño donde todo se combina y crea cosas nuevas, es llamado aquí la “segunda atención”, prácticamente todo el universo que nos queda después de lo tipificada y fálicamente masculino y humano, es femenino.

El Universo es femenino

Para este sistema, el universo es marcadamente de carácter femenino, y lo masculino es una ramificación errante o salida de lo femenino. Al contrario que la visión cristiana de la mujer salida del hombre. En algunos pasajes, Don juan le cuenta a Castaneda lo siguiente:

Su razonamiento se basaba en la certeza que tienen los brujos de que el universo, en su totalidad, es marcadamente femenino, y que lo masculino, al ser una ramificación de lo femenino, es escaso; por lo tanto, codiciado.

Don Juan comentó que quizá la escasez de lo masculino es la razón del injustificado dominio de los hombres en nuestro planeta.

El universo es femenino en tanto que es experiencia física, más allá de las definiciones del lenguaje. No hay corte, es todo experiencia física, y he ahí la fuerza de los actuales movimientos feministas en el mundo, parte de una fuerza, que es física, y que por lo tanto es empática hacia el sufrimiento del cuerpo de los otros.

Parte de los cuerpos que ya no pueden hablar, y de los cuerpos que sufren, que exigen una nueva lógica que parta del sentir desde el cuerpo: la defensa de esos cuerpos, desde la experiencia cárnica y física desde el sufrimiento que ha producido la supremacía del género masculino en el mundo, a través de la dominación por parte del lenguaje y la división y abstracción de esa sensibilidad, para con el cuerpo. 

Terminar con la extracción energética masculina

Recomiendo el libro “DONDE CRUZAN LOS BRUJOS” de Taisha Abelar. En él, esta bruja expone su experiencia de iniciación de la mano de una Bruja llamada Clara. Esta bruja, en términos bastante fuertes le explica lo siguiente: los hombres, al acabar dentro del útero, dejan un gusano blanco energético, que va con un hilo de plata, hasta su cuerpo, sea cual sea la distancia. Esta conexión energética extrae energía del útero cada vez que ésta recibe su cuantiosa energía del universo en cada período. Se puede tener varias larvas de diversos hombres en el útero, y por lo tanto, es mayor la extracción de energía.

Las larvas duran aproximadamente 7 años, y éstas al terminar, se agitan con la intención de renovarse, con otro acto sexual.

¿La solución? Recapitular todas las relaciones sexuales que hayan cumplido con este requisito: acabar adentro y menos de 7 años.

Les dejo un link donde les enseño de manera básica, el arte de la RECAPITULACIÓN.

Les sugiero hacer lista de éstas relaciones y recapitularlas todas.

Una bruja trans: el desafiante de la muerte.

Los libros de Carlos Castaneda, rayan la ciencia ficción. Mucho de su contenido, en su teoría básica, coincide en parte de la teoría de las cuerdas de la física moderna, donde hay varios universos y varias dimensiones coexistiendo como membranas. Esta es la base sobre la cuál van teniendo sus experiencias físicas, y que acceden a ellas corriendose más allá de los límites del lenguaje, es decir, entrando en estados de silencio interno, que paran el diálogo interno al base del cual fundamentamos y explicamos el mundo constantemente.

Al parar el diálogo interno, con tiempo y persistencia, los chamanes logran parar el mundo. Esto es una práctica acumulativa que deviene en un parar la sensación de paso del tiempo, y el corriente devenir de definiciones internas que hacen que uno constantemente traduzca el mundo, y piense que son de un modo o de otro.

Es en este contexto, que este sistema concibe que la muerte, es un diálogo interno que nos repetimos constantemente, y que por lo tanto es un INTENTO que aucumulamos en nuestras vidas. Pero para ellos, hay una muerte definitiva, y la posibilidad de un viaje definitivo, que es irse con zapatos y todo, al espacio, convirtiéndose en energía pura y consciente. Más allá de que sea cierto o no, cosa que es incomprobable por ahora, avanzamos al relato: habría habido un chamán, llamado el desafiante de la muerte.

Este habría sido un chamán de la antigüedad, que pudo superar la muerte repetidas veces, pidiendo prestado energía a cada uno de los líderes brujos de los diferentes linajes de chamanes, hasta Don Juan, y el mismo Carlos Castaneda. Esta sería su historia resumida y es donde se reafirma el carácter femenino del universo:

El desafiante de la muerte fue inevitablemente atrapado en las redes de los seres inorgánicos. Carol estimaba que quizá había pasado miles de años como prisionero, hasta el momento en que fue capaz de transformarse en mujer. Llegó a la clara conclusión de que esa era su única salida de ese mundo el día que descubrió que los seres inorgánicos contemplan el principio femenino como indestructible. Descubrió que ellos creen intensamente que el principio femenino tiene tal flexibilidad, y que su campo es tan vasto, que los seres femeninos no caen fácilmente en trampas y arreglos, y que difícilmente puede caer o permanecer en prisión. Después de averiguar esto, la transformación del desafiante de la muerte fue tan completa y tan detallada que instantáneamente lo arrojaron fuera del reino de los seres inorgánicos.

-¿Te dijo que los seres inorgánicos aún la persiguen? -pregunté.

-Por supuesto que la persiguen -me aseguró Carol-. La mujer me dijo que tiene que cuidarse de sus perseguidores cada momento de su existencia.

-¿Qué le pueden hacer?

-Darse cuenta de que era un hombre, y capturarla de vuelta, supongo. Creo que les tiene miedo, más de lo que tú crees que sea posible temerle a nada.

Carlos Castaneda – El Arte de Ensoñar

Más allá de que sea un relato que no aporte mucho a nuestras vidas cotidianas, cabe destacar que dicha transformación la lleva a cabo por propio INTENTO. El intento es todo, con el podemos transformarnos en lo que sea, no hay límites en absoluto, sólo nuestro diálogo interno y cuánta energía disponible tengamos.

2 comentarios en «EL PODER DEL ÚTERO»

  1. Me emociona intensamente leer este artículo, le pone palabras a hermosas experiencias que he vivido y me resultan inexplicables

  2. Muy bueno, podría aportar que durante esa limpia es recomendable no tener relaciones, no he entrado aún en el curso de Recapitulación por lo que no sé si se menciona allí como sugerencia, pero un año recapitulando y limpiando para renacer desde otra partida es ideal! 🙏 Y en el nuevo Intento

Deja un comentario