fbpx

Peleas en relaciones: el espejo de nuestros patrones

Este artículo es para sanar relaciones, ya sean peleas de pareja, familia, amigos o cualquier recuerdo del pasado que nos imprima nuestro modo de vivir el tiempo. Amemos, sanemos, y agradezcamos: utilicemos éstos obstáculos para sanar con conciencia y evolucionar en nuestro grupo familiar, pareja, amigos o lo que sea.

Estar sano, es ser TOTAL

Hay un poema del Tao Te King (en ese momento no tenían lenguaje de género, pero sintámonos incluides) que dice:

Secretos de la Vida

Vivir es llegar y morir es volver.
Tres hombres de cada diez caminan hacia la vida.
Tres hombres de cada diez caminan hacia la muerte.
Tres hombres de cada diez mueren en el ansia de vivir.
Esto es porque viven sus vidas frenéticamente.
¿Cómo puede entonces sobrevivir el décimo hombre?
El hombre que sabe vivir
viaja sin temor a los búfalos y a los tigres,
y va desarmado al combate.
El búfalo no encuentra donde hincarle el cuerno,
El tigre no encuentra donde clavarle su garra,
El arma del enemigo no encuentra donde hundir su filo.
¿Por qué?
Porque este hombre desechó sus puntos débiles,
burlando así su destino de morir.

Esta cualidad de “intocable” del humano del Tao, se refiere a la cualidad de completamente curado por un proceso de conciencia. Es decir, el hombre del Tao, ha prestado atención a todos sus pormenores, ha meditado cada uno de sus puntos, ha aprovechado cada situación para sanarse, incluyendo todas las situaciones del pasado.

Agradecer es sanar

Y sanarse requiere una actitud de agradecimiento hacia quien nos expone a esta situación de conciencia: “él me ha molestado, gracias”. No quiere decir exponer la otra mejilla, hay que protegerse, pero hay que proteger porque hay una herida, o algo sensible a ser herido.

Esa herida esconde un agujero de nuestra persona, algo que no está terminado, algo que “debería de ser de un modo” según las ideas que tenemos inculcadas sobre nosotros mismos o los otros (condicionamientos sociales) pero que no es así. Estos condicionamientos sociales, muchos de ellos vienen de la infancia.

Y al no ser aceptado y recibido por nosotros, es una herida que persiste. Y hoy, la culpa la tiene él o ella, y mañana la tiene otro y así esa herida sobrevive, sin ser meditada. Sobrevive porque la seguimos cubriendo.

El hombre (no tenia lenguaje de género el Tao en ese entonces) del Tao es intocable, porque no hay forma de ofenderlo, sorprenderlo o herirlo. Ya está completamente sano porque se conoce en profundidad y de forma completa. Eso buscamos acá. Parar las ideas de nuestro ego, de la construcción de imagen que hicimos sobre nosotros mismos: soy así o asá o no soy de ningún modo; para exponernos a lo que somos naturalmente, sin deberías y así relacionarnos con lo desconocido, exponernos a nosotros mismos sin juicios, para vernos como realmente somos y desde ahí sanar.

Herramientas para sanar

No sé si saben, para los que me conocen por astrología les cuento que mi intención es fusionar distintas herramientas para lograr tecnologías de conciencia, es decir, técnicas y herramientas de mutua colaboración que nos guíen a prácticas concretas, que nos ayuden a deshilvanar nuestro hilo de Ariadna interno y así ser más conscientes.

Soy instructor de un programa de salud internacional que se llama Being Energy, y que combina el conocimiento de los pueblos antiguos con la medicina moderna. La principal herramientas son movimientos de los chamanes de antiguo México llamados Pases Energéticos.

SANA AHORA

Los Pases Energéticos son movimientos físicos y respiratorios para recuperar energía que perdemos por condicionamientos sociales. Para los chamanes somos seres luminosos, y esa luminosidad se estanca o pierde su brillo, cuanto más pensamientos condicionantes tenemos sobre nosotros mismos y claro! sobre los otros.

Restaura tu energía y la de tu grupo

Les dejo este video, donde les enseño un pase energético llamado recapitulación que consiste en una respiración, que nos permite recuperar energía de eventos pasados. Lo interesante, es que al nosotros viajar a un evento del pasado, y recapitularlo, inmediatamente ese evento se anuda a otros, que en su seguidilla, nos muestran un patrón de comportamiento que venimos repitiendo.

Esto aplicado a nuestras relaciones, es una excelente herramienta para que, en vez de hecharle la culpa al otro, nos fijemos en qué mecanismos de defensa se están activan y desde cuándo están ahí para “protegernos”.

Atentos porque al realizarlo, un evento nos llevará a otro, y así mostrará un patrón de ideas que tenemos acerca de nosotros, de los otros, de cómo debería ser el mundo y las heridas que cubrimos con éstas ideas.

Acá les dejo un video donde les enseño, cómo recapitular y un ejercicio abajo.

El proceso al que los invito es el siguiente:

  1. Piensa en alguna pareja, familiar, amigos o relación anterior a la actual.
  2. Vamos a ir a esos eventos con tu relación pasada. Ten en cuenta que esto es como “borrar” o “morir a ese pasado”, por eso no recomiendo hacer esto con relaciones actuales.
  3. Cierra los ojos, e imagina cada detalle del momento o la discusión con tu pareja pasada.
  4. Haz el pase o respiración de recapitulación que te muestro en el video, imaginando todo.
  5. Si tu espíritu te lleva a otro recuerdo, síguelo, sigue la pista, por más extraño o absurdo que parezca. Ve recapitulando cada recuerdo.
  6. Si te puede pasear por distintas discusiones o peleas o situaciones anteriores, tanto mejor, ya que si tu espíritu te lleva a ellas, es porque tienen algo que ver, o algo en común.
  7. Recuerda la respiración: inhalas abanicando la cabeza de derecha a izquierda. Exhalas de izquierda a derecha. Inhalando, tomas esa energía para ti, es todo lo que te quieres quedar de eso. Si exhalas, es lo que te quieres sacar. Terminas el movimientos abanicando dos veces y llevando la cabeza al medio, sin respirar.
  8. Coméntame qué te pareció o que te ha sucedido!

CLASE DE RECAPITULACIÓN COMPLETA

Si quieres realizar una clase completa sobre el ARTE DE RECAPITULAR, mira éste video.

5 comentarios en «Peleas en relaciones: el espejo de nuestros patrones»

  1. Ni bien cerré los ojos y tuve que recordar distintos momentos , llore mucho como si estuviera ahí, grAcias por este ejercicio.

Deja un comentario