Siete modos de tener más energía y reducir el estrés

Evitar, bajar tu estrés y los nervios más rápido, para así tener energía más completa y saludable, de manera alternativa a los métodos comunes. 

Por otro lado, aquellos síntomas de carácter crónico, emocional, de ansiedad y depresión. Estrés laboral, físico, académico, postraumático, extremo, fisiológico, familiar. ¿Qué hacer? Acá una serie de siete recomendaciones y alguna contemplación desde el plano de lo social.

Potencial energético y alternativo

En esta era farmacológica, las sustancias abundan y nos identifican. Siempre tenemos a mano opciones sintéticas para terminar con el dolor, para estimularnos, para enloquecer, o finalmente para sentir. Pero en general, éstos disminuyen nuestro potencial energético, químico-biológico, y por lo tanto anímico.

Nuestro potencial energético está siempre presente. En las reservas del cuerpo, como los lípidos o los carbohidratos que hayamos consumido (harinas, verduras, granos, etc.) hasta en los pesos emocionales que seguimos manteniendo con los años y no nos animamos a soltar o trabajar por miedo al vacío.

Encontrar alternativas energéticas es una responsabilidad a asumir si queremos realmente terminar con muchos de nuestros problemas cotidianos, de raíz. Sino, el círculo vicioso de bienestar momentáneo a base de satisfacción del deseo espoleado por el mercanos y su posterior depresión, va a terminar siendo aburrido y destructor, nada sexy y de muy bajo nivel.

Concibe tu energía, no como tu energía diaria, sino como el flujo de energía constante en tu vida: desde las desiciones que tomas para manejo de dinero, tu atención a las tareas diarias y qué energía te produce cada uno de los pensamientos que tienes. Esto rige tu responsabilidad: la capacidad de crear respuestas a cada situación. 

Cuando tenemos poca energía, tendemos a responder defensivamente, y en nuestro cuerpo se refleja como estrés. Si por ejemplo reduces la demanda que tu vida tienen a nivel energético, y creas espacio para regenrar y mejorar tu energía, puede asir así a cada problema de manera más inteligente, sabia y a largo plazo. 

¿Cómo respondes a las obligaciones diarias, a tus emociones y todo lo que tu vida exige que seas? ¿sabes decir que no?

Pensarse de manera radiante: un entrenamiento.

Nuestro cerebro está compuesto por células llamadas neuronas. Éstas células están en todo el cuerpo, y realizan conexiones químico-eléctricos llamadas sinopsis. A la vez se correlacionan con emanaciones hormonales desde el cerebro hacia los órganos y de los órganos al cerebro, por lo que la mente es un diálogo físico que se expande a todo nuestro cuerpo de manera constante.

Nuestros pensamiento, cada uno de ellos, desde aprender la lengua madre hasta nuestros pensamientos cotidianos, pasando por todos los que tuvimos en nuestra vida, son “tendidos neuronales” es decir, complejo de neuronas que realizan sinopsis en conjunto. En los estudios, los pensamientos son las “iluminaciones” en zonas de nuestro cerebro.

Estos pensamientos, se comunican con el resto del cuerpo emanando hormonas que son captadas por los neurotransmisores del cuerpo, y elaboradas por nuestras glándulas, que a al vez responden a esos pensamientos físicamente, preparándonos para determinadas acciones en respuesta.

Por lo tanto, debemos ver nuestros pensamientos como un entrenamiento en diálogo, que incluye a todo el cuerpo, y que afecta a los órganos y sus respuestas.

Cuesta lo mismo pensar cosas negativas, que cosas positivas, es decir pensarnos radiantemente (imaginátelo). Tu cuerpo va a empezar a sentirse distinto: eso se entrena. Esta imagen es

Ki, chi, prana, ATP: energía por donde lo mires

Como es de común conocimiento, en muchas culturas se habla de “energía”, y uno piensa en una sustancia invisible, cuya existencia dudamos. Si bien existen energías electromagnéticas que emanamos del corazón y a la vez la ciencia conserva el misterio en sus teorías y estudios, vale la pena algunas aclaraciones.

Lo que es denominado “chi” en China, es a la misma vez “comida” y “arroz”. También es la combinación de comida, con aire y agua. Es decir, el significado primero del concepto de “energía” en la medicina china, no se separa tanto del concepto biológico de energía: la comida, lo que consumimos y combustionamos.

Nosotros tenemos energía gracias a una organelas de nuestras células físicas, (células eucariotas)  llamadas mitocondrias. Ellas son bacterias que viven en relación simbiótica con nuestras células y hasta tienen ADN aparte al nuestro, por lo que se reproducen solas, a voluntad.

Las mitocondrias queman los enlaces químicos de la comida que consumimos. Las plantas o la fuente de comida que almorzamos o cenamos o desayunamos, son sintesis moleculares, es decir cadenas moleculares, que luego la mitocondria rompe, liberando energía. Lo que quema se llama ATP, adenosin trifosfato.

Fosfato viene de fósforo. ¿alguna vez prendieron uno? bueno, eso imagino que es lo que sucede cuando la mitocondria libera enlaces. Libera energía, y así nosotros funcionamos. Además, ¿saben que se hereda sólo por linaje materno?

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta física de nuestro sistema nervioso, a situaciones de presión. Es la preparación física de nuestro cuerpo a una posible situación de huida. Una serie de síntomas comienzan a aparecer, preparandonos para responder de manera rápida a una situación de amenaza.

El término proviene del latin stringere, que quiere decir “apretar” según Wikipedia. Es interesante ver en ese mismo artículo, las situaciones que nos causan estrés, las cito:

  1. Situaciones que fuerzan a procesar el cerebro
  2. Estímulos ambientales
  3. Percepciones de amenaza
  4. Alteración de las funciones fisiológicas (enfermedades, adicciones, etc.)
  5. Aislamiento y confinamiento
  6. Bloqueos en nuestros intereses
  7. Presión grupal
  8. Frustración
  9. No conseguir objetivos planeados
  10. Relaciones sociales complicadas o fallidas

Mapeo biológico

Físicamente, lo que sucede es que se activa nuestro sistema simpático, encargado de prepararnos para el escape. Lo que sucede ahí es que las glándulas suprarrenales ubicadas sobre ambos riñones, emanan adrenalina y a al vez tensan los músculos psoas, que parten desde la espalda, (inmediatamente bajo las costillas) y que van hasta la cabeza del fémur, es decir el comienzo de la pierna en unión con la cadera.

Esto nos prepara a salir corriendo, a la vez, toda nuestra energía va hacia esa zona. Quizás te duele esa zona, la tenés contracturada o no podes dormir por exceso de tensión en la panza, lo que impide que relajes. A la vez recuerda, los pensamientos quedan y puedes sentirte amenazada incluso en la seguridad de tu casa.

Esta es sólo una de las cadenas musculares que se afectan con el estrés. Esto hacer que en nuestro cuerpos, diversos problemas se den por falta de tratar conscientemente. Acá hay alguno de las vías por las cuales trabajar nuestra energía y respuesta al estrés. 

Siete formas de ahorrar energía y combatir el estrés

EL MOVIMIENTO

Moverse es uno de los requerimientos primordiales para mantener el cuerpo saludable y para ayudar a desintoxicarlo.

En quietud, los huesos y músculos se amoldan a los modos de vivir que llevamos a cabo, y esto puede provocarnos malformaciones continuas, que si no le prestamos atención, pueden estancarnos en un modo de ser, que implica también, un modo de pensar. Si estás fastidioso y con dolores persistente, ¡cuidado! no es natural, además de tratamiento y revisiones médicas adecuadas, quizás te falta movimiento.

LA RESPIRACIÓN

Son miles los ejercicios y las culturas que hablan sobre cómo la respiración cambia nuestro estado de conciencia. Y efectivamente es así. Respirando más profundo el grado de ansiedad y de pensamiento baja e implica inmediatamente conectarnos al cuerpo. Atentos al respirar entonces.

COMIDA

Estamos hecho de materia, y esa materia es la comida que comemos o hemos comido. ¿De qué quiero estar hecho? respondete esta pregunta, mirando los colores de las verduras en el mercado.

Estamos hechos de comida y todo afecta el modo en que nuestras hormonas, que son las responsables de nuestros estados de ánimo.

Vitaminas, minerales, aminoácidos, carbohidratos, una alimentación saludable, pura y balanceada es el gran reto de nuestra era contemporánea, pero un reto que vale la pena sortear ya que nos cambia inmediatamente la vida.

Hoy día requiere una labor muy consciente el no consumir alimentos con venenos, o que en su cadena de producción sean saludables, conscientes y completos. 

EL PENSAMIENTO 

Cómo pensamos determina qué podemos y que no podemos hacer. No porque realmente sea así, sino porque dependemos del relato que nos contamos a nosotros mismos. Es nuestro campo de posibilidades.

A la vez, ¿cuánta energía perdes enroscándose en problemas que quizás no podes solucionar ahora o no dependen de vos? El diálogo interno es una de las cosas que más energía nos sacan.

“Nos hablamos incesantemente a nosotros mismos acerca de nuestro mundo. De hecho, mantenemos nuestro mundo con nuestro diálogo interno. Y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo, el mundo es siempre como debería ser. Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos. No sólo eso, sino que también escogemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De ahí que repitamos las mismas elecciones una y otra vez hasta el día en que morimos, porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un guerrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno.”

Una Realidad Aparte – Carlos Castaneda

Para de pensar, pensá lo justo y necesario y hasta donde puedas hacer algo para solucionarlo. Date respiros mentales.

DESCANSO

Cuando volves de hacer compras, ¿te tiras un ratito a la cama para que el cuerpo descanse? Esto no quiere decir dormirse, sino saber encontrar los momentos en que el cuerpo descanse. Como estamos constantemente apurados, olvidamos estos momentos. Dátelos, trabaja desde la cama, por unos minutos, varias veces al día si podés, vas a ver inmediatamente la diferencia.

Hay también una gran deuda que solemos tener, que son las deudas de sueño. Quizás debido a estrés crónico, no puedas dormir más de cierta cantidad de horas. Lo ideal es 9 horas hasta la adolescencia, y de 8 a 7 horas en la adultez, auqnue de más grande el horario de descanso disminuye. 

DEJAR EL PESO DE LAS EMOCIONES

 ¿Sentis que estás aún en relación a problemas del pasado? ¿a una pelea con tu ex-pareja o un hermano? ¿Sigues atascado en viejas emociones? Procura cambiar rápido, hacer una carta, despedir, concertar una cita, lo que haga falta para cerrar viejos capítulos. Incluso para las tareas del día, tachar en la agenda sirve! Cualquier cosa que sea necesaria para que andes nuevo como un bebé.

Te dejo acá un Pase Energético, la Recapitulación, que es muy importante para soltar problemas del pasado.

El INTENTO 

El intento es según los chamanes, una energía que está en todo el universo, que lo  impregna todo.

Los dinosaurios aprendieron a volar porque lo intentaron por miles de años, según los videntes de antiguo México.

¿Cómo sería en vos intentar tener más energía? Visualizate! rebosante de energía y tiempo. Llegará el cómo a tu mente, sabrás que hacer, el universo te ayuda constantemente, confía e INTENTA! Aunque no sepas cómo hacerlo, a nivel consciente, intenta que tu energía se amolde al diseño de vida que querés.

La impecabilidad comienza con un solo acto, que tiene que ser premeditado, preciso y sostenido. Si este acto se repite durante el tiempo suficiente, uno adquiere un sentido de intento inflexible que puede aplicarse a cualquier cosa. Si esto se logra, el camino queda despejado. Así, una cosa lleva a la otra hasta que al fin el guerrero desarrolla todo su potencial.

Carlos Castaneda – El Fuego Interno

El estrés como lo contemporáneo

Cuando un autor contemporáneo habla sobre ¿qué es ser contemporáneo? responde que es compartir las preguntas de la mayoría, en la actualidad. Ese autor se llama Boris Groys, y siguiendo su reflexión: ¿cuáles serían esas preguntas en la actualidad? Alternativa energética, cósmica, espiritual. El estallido del new age y su caída, pensarnos como infinitos y radiantes o seguir con estrés crónico, ansiedad, depresión: laboral-académico, postraumático, extremo, fisiológico. Descontrol fármaco hormonal. ¿Qué hacer? que la pregunta compartida nos lleve a nuestra contemporaneidad.

 Si encontramos modos de revertir en estrés, eso es una revolución en nuestro cuerpo. Por lo que, sea cual sea la revolución que viene, debería incluir una perspectiva de bienestar en su seno.

1 comentario en «Siete modos de tener más energía y reducir el estrés»

Deja un comentario